No a la privatización de la UABC

¿Por qué decimos No a la Privatización de la UABC?
AYER · PÚBLICO
CARTA PÚBLICA EN CONTRA DE LA PRIVATIZACIÓN
DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BAJA CALIFORNIA
¿Por qué decimos No a la Privatización de la UABC?
Porque los servicios educativos poco a poco están quedando en manos de terceros que ven a la enseñanza como un negocio, provocando que algunos de sus cursos sean más caros y pierdan calidad.
Permítenos explicarte:
La UABC tiene tres fines principales: la enseñanza, la investigación y extender los beneficios de la cultura.
Por casi cuatro décadas ha impartido cursos y talleres culturales para la comunidad a precios accesibles, con maestros capacitados y con la matrícula de alumnos al tope de su capacidad, esto gracias a la insistencia y visión del profesor Rubén Vizcaíno Valencia.
Pero este 2017, autoridades universitarias pretenden dejar esta labor en manos de un tercero. Por eso han creado la entidad universitaria auxiliar Uniser, A. C., que ya imparte cursos que antes brindaba la Facultad de Idiomas y hoy busca hacerse cargo de los cursos y talleres culturales.
Por ley, las entidades universitarias auxiliares tienen entre sus objetivos:
1. Obtener recursos complementarios para promover fines de la universidad
2. Recabar propuestas para el desarrollo de proyectos
3. Promover y financiar programas especiales de becas de estudio e investigación para estudiantes sobresalientes o de bajos recursos.
Sin embargo, la comunidad universitaria no tiene aún evidencias de que Uniser esté cumpliendo con estos objetivos ni tampoco están disponibles los informes de actividades y financieros que por ley debe presentar cada año.
En su página oficial de internet www.celexbc.com.mx y en su página de Facebook ofrece cursos de idiomas e inscripciones, pero no manifiesta que es una entidad universitaria auxiliar de la UABC ni ofrece información de su organigrama.
Tampoco en la página de la UABC existen informes financieros que permitan a la comunidad universitaria saber cuántos ingresos recibe Uniser y en qué se están aplicando.
La realidad es que Uniser funciona como una escuela privada dentro de una escuela pública, ofertando cursos de idiomas a precios que -en algunos casos- superan el monto de las cuotas que los alumnos de licenciatura pagan por todo un semestre. Todo esto usando gratuitamente instalaciones y servicios de una universidad pública, que se mantiene con las aportaciones de todos los bajacalifornianos.
La experiencia de la Facultad de Idiomas prueba que al transferir a Uniser estas responsabilidades, la UABC permite el aumento de las cuotas, el despido injustificado de maestros y la contratación de personal por honorarios, porque al cambiar de patrón los maestros no gozan de prestaciones o seguridad social.
Esto también pone en riesgo la calidad educativa, puesto que un maestro contratado solamente por honorarios siempre estará en busca de un trabajo mejor, que sí le brinde las prestaciones de ley, por lo que difícilmente establecerá un compromiso mayor y un vínculo afectivo con la institución.
Esta subcontratación es una especie de “outsourcing”, con el que las empresas pagan menos impuestos y disminuyen derechos laborales. Es recomendable que una empresa contrate a otras para desprenderse de actividades en las que no se especializa y así no distraerse de su función principal. Sin embargo, en este caso, la Universidad no está contratando servicios de seguridad o cafetería en los que no tenga al personal adecuado, sino que está compartiendo con otra escuela su actividad principal: la enseñanza.
Son imprecisas las declaraciones de nuestro Rector, el doctor Juan Manuel Ocegueda Hernández, transmitidas esta semana por el canal Síntesis TV, en donde afirmó que Uniser se encarga de los cursos “informales y extraordinarios”, no de los cursos formales, puesto que los cursos y talleres culturales sí tienen valor curricular como materias optativas, es decir, otorgan créditos a alumnos de cualquier licenciatura.
Así las cosas, a partir de este 2017, la Universidad pretende que Uniser se encargue de los cursos y talleres culturales, lo que ya tuvo sus primeras consecuencias, porque este semestre se dejarán de ofertar al menos 15 de los cursos que existían hasta diciembre de 2016, dejando a más de 400 alumnos sin este beneficio, incluyendo a personas con discapacidad y/o capacidades diferentes.
Asimismo, a 15 de los 26 maestros de cursos y talleres culturales se les informó que serán despedidos y a los 11 restantes se les advirtió que este será su último semestre, argumentando en ambos casos que habrá recortes presupuestales y que los cursos no son autosustentables. Se trata de un despido injustificado, dado que sí existe una gran demanda de alumnos y de la comunidad para hacer estos cursos autosustentables.
Pero, por si esto no es suficiente, la Ley Federal del Trabajo en su artículo 15D establece que no se permitirá el régimen de subcontratación cuando se transfieran de manera deliberada trabajadores de la contratante (UABC) a la subcontratista (Uniser) con el fin de disminuir derechos laborales. En otras palabras, prohíbe el uso deliberado del “outsourcing” para quitar prestaciones u otros derechos laborales.
La UABC ha firmado hasta ahora tres contratos con Uniser.
En 2011, firmó un contrato para arrendarle a Uniser espacios de un edificio de la Escuela de Idiomas en Mexicali, incluyendo dos niveles con 18 aulas y un nivel de laboratorio y oficinas. En este contrato llaman la atención dos cosas. La primera es que, mientras por UABC firmó el convenio el entonces rector, Felipe Cuamea Velázquez, por Uniser lo hacía su presidente, el maestro Ricardo Dagnino Moreno, que en ese momento era también Secretario General de la UABC. La segunda es que establecía que Uniser debía pagar por el uso de dichos espacios la cantidad de 500 pesos mensuales, cantidad que resulta absurda y ofensiva por tratarse de bienes en los que se han invertido recursos públicos. De esto resulta una pregunta: Si Uniser es una entidad universitaria auxiliar de la UABC y no una empresa con fines de lucro, ¿por qué tenía que pagar renta por el uso de espacios?
En 2014, firmó un convenio de colaboración para otorgarle a Uniser en comodato 11 edificios, que incluyen 64 aulas con capacidad para mil 660 alumnos en los campus de Mexicali, Tijuana, Tecate y Ensenada. A cambio, Uniser se comprometió a, entre otras cosas, establecer cursos de lenguas extranjeras, semestrales e intersemestrales.
Finalmente, en 2016 se firmó un tercer convenio, en el que Uniser recibe de la universidad en comodato un vehículo Nissan Sentra Sense CVT, modelo 2015.
En los últimos dos convenios ya no aparece la firma del maestro Ricardo Dagnino Moreno, sino de la coordinadora administrativa de Uniser, la licenciada Dolores Rocha Santibáñez.
Otra entidad universitaria auxiliar, el “Centro Universitario de Deportes”, ya imparte algunos cursos de la Escuela de Deportes, mientras que Uniser lo hace en la Facultad de Idiomas y busca encargarse de los cursos y talleres culturales, ¿qué sigue?
Como maestros de Cursos y Talleres Culturales y a nombre de toda la comunidad universitaria que comparte nuestra indignación por estos acontecimientos, exhortamos al Dr. Juan Manuel Ocegueda Hernández, rector de nuestra Universidad, para que la UABC reconsidere la decisión de dejar estos cursos en manos de Uniser y, por el contrario, se mantenga la oferta con el personal que venía cumpliendo esta labor en el semestre anterior y se realice una revisión exhaustiva de la rentabilidad de los cursos culturales, puesto que es falso que no son autosustentables.
Asimismo, solicitamos respetuosamente a nuestro Rector que gire instrucciones precisas para que Uniser rinda a la comunidad universitaria y bajacaliforniana un reporte detallado de sus actividades y un informe financiero que desglose cuántos recursos ha recibido por su oferta de cursos, qué porcentaje de los mismos recibe efectivamente la Universidad y en qué rubros o de qué forma se están aplicando para ayudarle a la Universidad a cumplir sus fines.
Retomar el esquema vigente hasta el semestre pasado, permitirá que como comunidad universitaria y bajacaliforniana sentemos un precedente de legalidad, justicia, transparencia y humanismo, para seguir siendo una institución hecha de personas visionarias, nobles y comprometidas que, como reza nuestro canto universitario, todos los días intentan con esfuerzo, con certeza, la realización plena del hombre.
Muchas Gracias.
¡NO a la privatización de la UABC!
¡NO al cierre de talleres culturales!
¡NO al despido injustificado de maestros!
Atentamente
Maestros de Cursos y Talleres Culturales de UABC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s