HACER POSIBLE LA REFORMA DE LA GESTIÓN DEL AGUA EN MEXICO

via .HACER POSIBLE LA REFORMA DE LA GESTIÓN DEL AGUA EN MEXICO Diagnóstico y Propuestas 6 de Noviembre 2012 Presentación por el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría Hemiciclo Del Senado De La República Salones 5 Y 6 de la Planta Baja Av. Paseo De La Reforma 135, Esq. Insurgentes Centro, Colonia Tabacalera, Delegación Cuauhtémoc, México D.F. 2 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 Diálogo de políticas OCDE – México para contribuir a hacer posible la reforma del agua La OCDE ha realizado un trabajo conjunto con México a fin de proporcionar una evaluación sustentada en experiencias probadas, reflexiones analíticas y recomendaciones que apoyen sus reformas de política del agua. El proceso se basó en instrumentos, metodologías y marcos analíticos de la OCDE, y convocó a pares evaluadores de alto nivel y expertos de Australia, Brasil, Italia y Reino Unido. El diálogo de políticas se concentró en cuatro áreas clave, consideradas como motores esenciales del cambio: gobernabilidad multinivel; gobernabilidad a nivel de cuenca; eficiencia económica y sustentabilidad financiera de las políticas del agua; y marcos regulatorios para la prestación de servicios. Diálogo de políticas OCDE-México sobre el agua El diálogo tuvo la finalidad de proporcionar un fundamento analítico, partiendo del trabajo de la OCDE sobre gobernabilidad, financiamiento y reformas de políticas públicas, así como de las lecciones y buenas prácticas de los países miembros y no miembros de la Organización. Objetivos  Identificar los retos de capacidad y coordinación clave entre los múltiples actores que participan en el diseño, la regulación y la implementación de políticas del agua, y proponer buenas prácticas como respuesta a la fragmentación institucional y territorial.  Identificar los retos que dificultan la gobernabilidad efectiva de las cuencas, y arrojar luz sobre las buenas prácticas en México (a niveles de cuencas fluviales y acuíferos) y en el mundo para una gestión verdaderamente integral de los recursos hídricos.  Identificar los retos que dificultan la eficiencia económica y la sustentabilidad financiera de las políticas del agua, y proponer buenas prácticas para aprovechar al máximo los instrumentos económicos.  Identificar los retos relacionados con las funciones regulatorias clave para la prestación de servicios, y proponer opciones de mejora y compromisos potenciales con base en la experiencia de países de la OCDE con desafíos similares. Proceso  La OCDE integró un grupo de trabajo de expertos compuesto por analistas de la Organización a fin de supervisar todos los aspectos del proyecto, así como de preparar los estudios de caso y comparativos requeridos, los análisis y el intercambio de experiencias.  A lo largo del proceso intervinieron tres pares evaluadores de Australia, Italia y Brasil, y un experto de alto perfil del Reino Unido.  La OCDE preparó un cuestionario sobre los diferentes componentes del proyecto, el cual fue contestado por los puntos focales de la CONAGUA.  La OCDE y la CONAGUA organizaron una misión de investigación (del 7 al 11 de mayo de 2012) para discutir con los actores principales en diferentes órdenes de gobierno, así como con expertos y representantes de la sociedad civil y el sector privado.  Se llevó a cabo un Seminario de Políticas en la Ciudad de México (11 al 13 de septiembre de 2012) para discutir la evaluación y las recomendaciones de la OCDE. El Seminario convocó a una amplia gama de actores, incluyendo expertos independientes; representantes de la CONAGUA, la comunidad académica, ONG, operadores públicos y privados, estados, agencias donantes (BID, AFD), organismos intermunicipales, SEMARNAT, ANEAS, IMTA; analistas de la OCDE; pares evaluadores y representantes distinguidos de los estados para exponer las experiencias a nivel subnacional. Herramientas y conceptos de la OCDE  Directrices Preliminares de la OCDE para una Gobernabilidad Multinivel Efectiva  Principios para la Participación del Sector Privado en la Infraestructura Hidráulica de la OCDE  Marco de la OCDE para Financiar la Gestión de Recursos Hídricos  Herramientas de la OCDE para la Planeación Financiera Estratégica  Recomendación de la OCDE sobre Política Regulatoria y Gobernanza Los hallazgos y las recomendaciones del diálogo de políticas se publican en el informe de la Organización “Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México”. El análisis se basa en los datos oficiales que se obtuvieron mediante un cuestionario de la OCDE, documentación disponible, así como debates con 3 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 funcionarios mexicanos y una amplia variedad de actores durante las misiones de investigación y los seminarios. El informe también se enriqueció con la revisión que hicieron los diferentes Comités y Grupos de Trabajo de la OCDE, entre los cuales se cuentan el Comité de Políticas de Desarrollo Territorial, el Grupo de Trabajo sobre Biodiversidad, Agua y Ecosistemas, el Comité de Política Regulatoria y el Grupo de Trabajo Mixto sobre Agricultura y Medio Ambiente. Síntesis de los mensajes clave de la OCDE México tiene la oportunidad de crear su propio modelo de gobernabilidad del agua. Como Estado federal, con grandes diferencias en cuanto a disponibilidad y demanda de agua entre regiones, México se beneficiaría de respuestas contextualizadas y adaptadas a los retos territoriales del agua. Por ejemplo, las responsabilidades descentralizadas hacia un estado o entidad de gestión de cuenca en particular deberían corresponder al reto específico del agua en ese territorio y a las capacidades en términos de financiamiento, conocimientos técnicos y necesidad de reforma. De esa manera, México podría aprovechar al máximo las iniciativas que surjan en los niveles estatal, de cuenca o local. México debe incorporar más flexibilidad en sus políticas del agua para sentar hoy las bases que permitan responder a los desafíos del futuro. Además del efecto del cambio climático, hay gran incertidumbre sobre la disponibilidad y la demanda futuras del agua. Las alternativas que existen hoy en cuanto a la distribución del agua o la infraestructura hidráulica quizá no sean idóneas en el futuro. Los instrumentos económicos y las infraestructuras verdes e inteligentes pueden ayudar a afrontar los retos actuales y al mismo tiempo evitar que se les reduzca a ser opciones subóptimas para siempre. México necesita desarrollar incentivos para fortalecer la coherencia entre sectores relacionados con el agua, y eliminar subsidios contrarios a los objetivos políticos del agua. Subsidios de electricidad para el bombeo de riego tienen impactos perjudiciales sobre la demanda de agua así como la gestión de aguas subterráneas, y benefician principalmente a los agricultores con mayores recursos, haciendo que dichos subsidios sean particularmente regresivos. Además, se necesitan medidas de acompañamiento para ampliar programas pilotos y esquemas voluntarios que están implementados en varios estados para apoyar la transición. México necesita prestar más atención a la eficiencia del gasto público y de las decisiones de inversión relacionadas a la gestión del agua. México ha incrementado sustancialmente los gastos públicos relacionados con el agua, así como el nivel de inversión. Para que los gastos futuros estén bien orientados y sean rentables, es necesario asegurar que las decisiones estén bien coordinadas entre departamentos y órdenes de gobierno; que se tenga acceso a otras fuentes de financiamiento, incluidos los ingresos de los servicios relacionados con el agua, y que se establezcan incentivos adecuados para un uso eficaz de ésta. México necesita resolver algunas brechas regulatorias para mejorar el acceso de la población a servicios de agua potable y saneamiento seguros, eficientes y sostenibles. La OCDE ha identificado a varias funciones regulatorias que deben diseñarse y aplicarse apropiadamente en México para fomentar la inclusión social y el desarrollo local. Si bien existen diversas formas de repartir dichas funciones entre actores y lugares, será esencial mejorar el marco regulatorio para que haya una prestación sostenible de servicios de agua a la población. Recomendaciones clave de la OCDE para hacer posible la reforma de la gestión del agua Para afrontar el reto de la reforma de la gestión del agua en México se requiere actuar desde varios frentes. El informe de la OCDE “Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México” destaca distintos enfoques que una nueva administración puede tomar en cuenta a fin de establecer un marco coherente y eficiente de políticas del agua en México. 4 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 – Desarrollar un plan de acción para implementar un enfoque de gobierno integrado con base en la Agenda del Agua 2030, el cual impulse la coherencia de políticas con la agricultura, el sector energético y el desarrollo territorial, y cierre las brechas de gobernabilidad que se hayan identificado, con un compromiso de alto nivel; – Desarrollar mecanismos e incentivos que realcen los resultados de la política del agua dentro del marco actual de descentralización. Estos deben ser lo suficientemente flexibles para poder ajustarse a cada estado y organización institucional de cuencas. Esto requerirá capacitación a todos los niveles. – Aprovechar al máximo los beneficios de los instrumentos económicos disponibles de acuerdo con los cuatro principios que la OCDE ha identificado como necesarios para financiar de manera eficiente la gestión de los recursos hídricos: el que contamina paga, el que se beneficia paga, equidad y coherencia de políticas; – Clarificar el marco regulatorio de los servicios de agua para resolver redundancias y brechas en las funciones regulatorias, asignar con toda claridad las responsabilidades en cada orden de gobierno, fortalecer la aplicación y el cumplimiento, y aumentar el énfasis en la calidad y la eficiencia de la prestación de servicios; – Fortalecer el papel, las prerrogativas y la autonomía de los consejos de cuenca de modo que puedan diseñar y aprobar políticas adaptadas al contexto, desarrollar planes de cuenca que no se encuentren limitados a la identificación de proyectos, y generar los recursos necesarios para llevar a cabo sus tareas. Esto implicaría independencia de los consejos de cuenca y reformas al sistema tributario del país; – Establecer plataformas para compartir las buenas prácticas en los niveles de cuenca, estatal y municipal, apoyándose en instituciones tales como CONAGO, IMTA y ANEAS para recopilar, revisar y sentar como precedente historias exitosas a fin de sustentar la toma de decisiones efectiva; – Impulsar la transparencia, el intercambio de información y la participación pública en aras de procesos de toma de decisiones más incluyentes, así como mejor evaluación, supervisión, integridad y rendición de cuentas en el sector del agua. El reto de la reforma del agua en México México vive en estrés hídrico y ciertas cuencas lo experimentan con mayor intensidad que otras. En los últimos sesenta años, la cantidad de agua disponible para cada persona ha disminuido drásticamente debido al crecimiento demográfico; aunado a ello, el agua no está repartida uniformemente en México y más de tres cuartas partes de la población viven en regiones donde hay poca. Estrés hídrico por cuenca fluvial: línea base, 2050 Fuente: OECD Environmental Outlook Baseline; datos de IMAGE. 5 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 Mejorar la calidad de los ríos, lagos y acuíferos constituye otro reto importante en México. La calidad de las aguas superficiales y subterráneas se ve amenazada por la contaminación proveniente de fuentes localizadas y difusas, y por la falta de atención a las descargas de aguas residuales. Actualmente, 91.3% de la población tiene acceso a servicios de agua potable, y 89.9%, a servicios de saneamiento. En los próximos 20 años, México deberá proporcionar servicios de agua potable a 36 millones de habitantes más, y servicios de saneamiento a otros 40 millones. Los estados que afrontarán los mayores retos son Baja California, Chiapas, México, Jalisco, Puebla y Veracruz. Por otro lado, el país es altamente vulnerable a inundaciones, sequías y fenómenos de agua extremos. Entre 1980 y 2007, las inundaciones, los huracanes y las sequías afectaron a más de 8 millones de personas y provocaron daños por 130 mil millones de pesos mexicanos. Tan sólo en 2010, los huracanes golpearon a 118 municipios de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; 138 municipios de Campeche, Puebla y Veracruz; y 56 en Chiapas y Oaxaca. Los pronósticos del comportamiento del clima indican que 17 estados sufrirán inundaciones; en ellos se concentra más del 60% de la población. Para hacer frente a tales retos, México cuenta actualmente con un marco bien desarrollado de políticas para la gestión de recursos hídricos. Existen varias instituciones a nivel federal y estatal, y México utiliza una selección de instrumentos económicos, desde los cobros por extracción hasta los mercados de agua. Sin embargo, el aumento sustancial de la inversión pública en el sector no ha resuelto todos los desafíos. Por ejemplo, hasta la fecha, la implementación de políticas sigue siendo dispareja; y el sector carece de mecanismos de coordinación para solucionar la fragmentación territorial e institucional. Veinte años después de su creación, los consejos de cuenca no están funcionando del todo. El marco regulatorio para el agua potable y los servicios de saneamiento se ha atomizado entre múltiples actores; y es evidente que los subsidios perjudiciales en otros sectores (energía, agricultura) se contraponen a los objetivos de las políticas del agua. La Agenda del Agua 2030: una visión estratégica de largo plazo para el sector del agua en México En 2011, luego de un proceso de consultas que duró un año entre actores clave de los niveles local, estatal y nacional, México desarrolló una ambiciosa Agenda del Agua 2030. Las consultas tuvieron lugar a través de debates temáticos, un foro web y 13 mesas redondas regionales; fueron la base para la Agenda final, en la cual se resumieron. Esta Agenda: – propone alcanzar cuatro metas de políticas en los próximos 20 años: equilibrio en la oferta y la demanda de agua; cuerpos de agua limpios; acceso universal a los servicios de agua; y asentamientos a salvo de inundaciones catastróficas; – describe cinco principios de una buena gestión del agua: sostenibilidad, visión integral de largo plazo, visión de cuenca, control local, subsidiariedad; – establece 38 iniciativas que abarcan una amplia variedad de temas, entre ellos: instituciones para las cuencas, comportamientos de contaminación, conservación del suelo, uso de la tierra, papel de los gobiernos estatales, formación de capacidad, determinación de tarifas, marcos legales, sistemas de información y supervisión; – presenta lineamientos estratégicos relacionados con las estructuras de gobernabilidad, la capacidad de quienes se encargan de la gestión del agua y la distribución de responsabilidades y competencias sobre el agua entre los tres órdenes de gobierno; – requiere una inversión general que se calcula en 3 mil millones de euros al año para las siguientes dos décadas; y – se sustenta en un análisis técnico prospectivo. 6 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 La implementación de la Agenda será supervisada cada año, y cada seis años se revisará y ajustará su margen de acción. En 2012 se establecieron los puntos centrales de cada una de las iniciativas de la Agenda y se crearon cuatro grupos de trabajo sobre participación pública, fortalecimiento institucional, reforma de los marcos legales y financiamiento. Después de un año, CONAGUA realizó la primera evaluación de la implementación de la Agenda del Agua 2030. Los resultados se publicaron en un informe que está disponible en línea. Simultáneamente, en marzo de 2012 se publicaron 13 Programas regionales de acciones que reflejaban las metas e iniciativas de la Agenda a nivel territorial. También se han preparado 32 programas de acciones y proyectos para la sustentabilidad hídrica en los estados con base en las iniciativas de la Agenda, que se presentaron en Octubre de 2012. La Agenda del Agua 2030: metas y cronología Fuente: CONAGUA, 2011. Si bien hacer posible la reforma de la gestión del agua siempre es un desafío, en el caso de México es particularmente fundamental. La experiencia en el sector del agua revela la dificultad de convertir los objetivos de políticas en acción. Por ejemplo, aunque el diagnóstico sobre la necesidad de mejorar la prestación de servicios ha sido bien conocido durante algún tiempo (como lo demuestra una publicación de CONAGUA de 1989), la reforma se ha estancado debido al impedimento de alinear en la práctica los incentivos de las autoridades responsables (incluidos los municipios y los prestadores de servicios) para implementar el cambio. Además, la Agenda del Agua 2030 necesita un plan de acción integral, que incluya a todo el gobierno, para poner en marcha las reformas decisivas. Por ejemplo, es imprescindible llegar a un acuerdo acerca de cómo cerrar la brecha de financiamiento, (especialmente en cuanto al cambio climático), o cómo enfrentar el desbalance en agua virtual originado por productos o actividades altamente consumidoras de agua en zonas del país cuyas fuentes subterráneas están altamente sobreexplotadas. Así, afrontar los cuellos de botella críticos para lograr los objetivos de la Agenda del Agua 2030 demanda elaborar un diagnóstico claro de los factores que impulsarán u obstaculizarán la implementación de las reformas necesarias en el corto, mediano y largo plazos. Las secciones a continuación arrojan luz sobre cuatro grupos de temas, los cuales deben abordarse para asegurar el futuro del agua en México. Dan cuenta de los mensajes clave y las recomendaciones seleccionadas que se señalaron antes. Actores clave en la gestión de recursos hídricos de México Fuente: OCDE (2013a) Mejorar la gobernabilidad multinivel para hacer frente a la fragmentación territorial e institucional Gestionar las interdependencias entre múltiples actores El panorama institucional fragmentado de México genera importantes retos de capacidad y coordinación para una implementación integral, coherente e incluyente de la reforma del agua. Diversas instituciones, entidades y organismos participan en la gestión del agua en los niveles federal, estatal, municipal y de cuenca. Aunque se han hechos avances para gestionar mejor las interdependencias entre actores y crear un marco predominante para la gestión de recursos hídricos, aún queda mucho por hacer para superar el marco regulatorio disperso de los servicios de agua. Para hacer frente a los retos de gobernabilidad multinivel, un primer paso consiste en comprender quién hace qué en qué nivel. A nivel federal, CONAGUA es el principal organismo encargado de la planeación, el financiamiento y el planteamiento estratégico del sector del agua. No obstante, las decisiones que se han emprendido en otras áreas de políticas pueden tener consecuencias significativas para el uso y la disponibilidad del agua, y evidentemente pueden ser contraproducentes para la efectividad de las políticas de ésta. Por ejemplo, los subsidios a la energía para los agricultores pueden ir en detrimento de la gestión de aguas subterráneas. A nivel federal, no existe un marco predominante para la prestación de servicios de agua, dado que es, por Constitución, la responsabilidad de los municipios. La Ley de Aguas Nacionales de 1992 ha transferido paulatinamente las responsabilidades de los recursos hídricos a 13 organismos de cuenca, las cuales fungen como agencias de implementación de CONAGUA. La responsabilidad del abastecimiento de agua y servicios de saneamiento se descentralizó hacia los municipios con diferentes niveles de capacidad y recursos. En el marco de coordinación y de responsabilidades diferenciadas entre instituciones y niveles de gobierno, instruido por la nueva Ley de Cambio Climático, existe la oportunidad de construir un esquema de acción conjunto que considere al agua como un tema transversal entre los diferentes sectores. Hacer frente a las áreas grises en el marco legal, incluido el sector informal Áreas grises en los marcos legales del agua en México Fuente: OCDE (2013a) 9 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 Una amplia gama de actores informales y sistemas comunitarios de gestión del agua operan fuera de cualquier marco legal. Las unidades de riego suelen funcionar sin identidad jurídica y no están organizadas para manifestar sus inquietudes. En las comunidades pequeñas, donde tanto los recursos como las capacidades son limitados, la prestación de servicios de agua y saneamiento se encuentra muy a menudo a cargo de las mismas comunidades. En varias ocasiones (por ejemplo, en el estado de Oaxaca), dichas comunidades fuero exitosas para aumentar la cobertura de servicios y generar beneficios para la salud. Sin embargo, la incertidumbre sobre el estatuto de estos actores complica la supervisión y el monitoreo. Las decisiones en otros sectores (en particular con respecto a políticas de agricultura y energía) pueden resultar adversas para los objetivos de las políticas del agua, con lo que se pueden incrementar los costos y poner en riesgo la seguridad del agua en diversas cuencas. La coherencia de políticas resulta fundamental, pero es necesario mejorar la flexibilidad a través de plataformas de diálogo entre actores y una gobernabilidad multinivel efectiva para gestionar los riesgos y compromisos, crear incentivos para un cambio conductual y ordenar las prioridades. Las iniciativas en los niveles local y estatal (por ejemplo, esquemas voluntarios con sus respectivas medidas para eliminar subsidios perjudiciales) se pueden compartir y reproducir. Las mejores prácticas internacionales también aportan valiosas referencias. Superar las brechas de coordinación y capacidad, partiendo de las buenas prácticas a nivel local, estatal y federal Muchas brechas de gobernabilidad del agua que México afronta no son específicas del sector del agua, sino que se relacionan con retos de gobernabilidad más amplios del país. Tienen que ver con cuestiones de implementación y compromiso, rendición de cuentas, naturaleza heterogénea de la descentralización, informalidad, calidad y capacidad institucional de la administración pública, y transparencia limitada. Se necesitan mayores esfuerzos para cerrar las brechas de rendición de cuentas, información y capacidad entre los órdenes de gobierno. En este sentido, es una buena señal el alto nivel de compromiso del gobierno mexicano para reformar el sector del agua; compromiso que, en caso de haber resultados positivos, probablemente se extenderá a otros sectores y beneficiará a las reformas institucionales y económicas de mayor envergadura. Brechas de gobernabilidad multinivel en el sector del agua en México Tipo Descripción y ejemplos Brecha administrativa Desajuste entre unidades administrativas y funcionales (entidades de gestión de agua, municipios, áreas metropolitanas, regiones, estados) y fronteras hidrológicas e imperativas. Brecha de información Información asimétrica entre partes interesadas, estandarización limitada, REDPA y sistema de monitoreo incompleto => divulgación pública y armonización de los intereses clave. Brecha de políticas Políticas de agua, energías, agricultura y desarrollo territorial desalineadas. Tareas de planeación y capacitación fragmentadas. Brecha de capacidades Rotación alta entre profesionales de agua, programas de entrenamiento/capacitación limitados para personal técnico, administrativo y directivos. Brecha de financiamiento Ingresos propios muy limitados a nivel subnacional. Gran dependencia de programas federales y de los recursos de CONAGUA. Brecha de objetivos Falta de continuidad/convergencia de políticas públicas a nivel subnacional por causa de mandatos políticos limitados (mandato de tres años de los alcaldes), motivaciones contradictorias entre consejos y organismos de cuenca. Brecha de rendición de cuentas Participación/compromiso limitado de las partes interesadas de la gestión de los recursos hídricos (agricultores y comunidades indígenas) y de los servicios de agua y saneamiento (usuarios y consumidores); mecanismos oficiales limitados para canalizar la demanda. Fuente: OCDE (2013a) Ha habido avances en hacer frente a la fragmentación institucional de la política del agua a nivel federal. Algunos de los esfuerzos se realizaron a través del consejo técnico de CONAGUA y del desarrollo de una planeación transectorial. Sin embargo, los esfuerzos de coordinación a menudo se llevan a cabo de manera bilateral entre CONAGUA y las secretarías y las dependencias públicas como la Comisión Federal de 10 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 Electricidad y la Comisión Nacional Forestal. El potencial para la coherencia de políticas a nivel de cuencas no se aprovecha completamente. Existen muchas buenas prácticas de campo que podrían reproducirse aún más, al tiempo que se permite que el sistema de gobernabilidad se adapte a las características locales. Ajustar el complejo sistema de gobernabilidad es un prerrequisito para gestionar de manera efectiva la demanda de agua, diseñar e implementar políticas del agua eficaces y descentralizar la gestión de recursos hídricos. Para ello, una solución consiste en alinear el aparato de planeación multinivel a la Agenda del Agua 2030. Dicho aparato consiste en planes, programas y sistemas que se entretejen en diferentes niveles. Incluye el Plan Nacional de Desarrollo, el Programa Nacional Hídrico, el Sistema Nacional de Información del Agua, los programas regionales y estatales del agua y los planes multianuales de inversión. Impulsar la coordinación y formar capacidad son pasos decisivos para superar las brechas de gobernabilidad multinivel en la política del agua. En el caso de México, deben considerarse cuatro áreas principales para lograr la coordinación horizontal y vertical a fin de apoyar la reforma del agua: i) promover la coherencia de políticas entre las áreas relacionadas con el sector del agua, en especial la agricultura, la energía, el medio ambiente y el desarrollo territorial; ii) fortalecer la capacidad en los niveles de cuenca, municipal y estatal para lograr una descentralización efectiva y políticas contextualizadas; iii) mejorar el acceso, la calidad y la difusión de información en todos los niveles para guiar los procesos de toma de decisiones; y iv) fomentar la participación del público para tener políticas del agua más abiertas, sostenibles e incluyentes. Fortalecer la gobernabilidad de las cuencas para una gestión verdaderamente integral de los recursos hídricos Desde 1992 se ha creado un sistema complejo de entidades de gestión, consejos y organismos auxiliares para las cuencas. Si bien en ese entonces México era líder en gestión de cuencas en América Latina, al cabo de 20 años el sistema aún no funciona en su totalidad. Además de los 13 organismos de cuenca que implementan las políticas de CONAGUA en cada una de las regiones hidrologicas, se han creado 26 consejos de cuenca como organismos consultores, los cuales trabajan de cerca con decenas de comités de cuenca (foros de discusión locales), comités técnicos de aguas subterráneas (COTAS, que atienden la sobreexplotación de los acuíferos), comités locales de playas limpias (que vigilan la calidad ambiental de las playas nacionales), distritos de riego y los distritos de temporal tecnificado (que proporcionan asesoría técnica e infraestructura para riego). Estos organismos auxiliares de los consejos de cuenca suponen retos de coordinación significativos para una gestión verdaderamente integral de los recursos hídricos, y hay margen para mejorar el sistema a fin de que sea completamente funcional en la práctica. Fortalecer las prerrogativas y capacidades de los consejos de cuenca La facultad para tomar decisiones asociadas a la gestión de cuencas sigue estando muy centralizada. Los consejos de cuenca carecen de las facultades de planeación, regulación y financiamiento necesarias para llevar a cabo sus funciones. Deberían recibir prerrogativas de planeación reales y estar mejor coordinados con los gobiernos estatales y locales en términos de definir prioridades a nivel de cuencas. Podría considerarse dar a los consejos de cuenca cierto grado de autonomía para recolectar y asignar fondos a inversiones prioritarias si los objetivos de políticas estuvieran bien definidos, se revisaran periódicamente y se monitorearan adecuadamente. Este giro implicaría modificar el sistema tributario. Por ende, si los consejos de cuencas se fortalecen, estarán mejor preparados para coordinar y articular los planes de cuenca en el contexto de las prioridades y los programas estatales y nacionales; se podrá impulsar una toma de decisiones e intercambio de información más coherentes y efectivos; y se podrán minimizar los costos y redundancias de operación. 11 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 Estructura y electores de los consejos de cuenca Fuente OECD 2013a Nota: GSE: Grupo de Seguimiento y Evaluacion Asegurarse de que todos los actores pertinentes estén representados Ha habido avances hacia la descentralización de la gestión de los recursos hídricos, pero se requieren más esfuerzos para asegurar que todos los actores participen. Originalmente, los consejos de cuenca contaban con una mayoría de representantes gubernamentales. Hoy, la mayor parte de sus miembros son ciudadanos, por lo que la sociedad civil tiene voz. Ciertos grupos aún no están bien representados, como los pequeños agricultores y las comunidades indígenas. Asimismo, hay margen para aumentar la participación de los distritos y las unidades de riego, que podrían contribuir significativamente a la sostenibilidad de las zonas de captación y el equilibrio de los acuíferos. Los consejos de cuenca sirvieron como intermediarios entre los actores locales (asociaciones de riego, organizaciones medioambientales, académicos y ciudadanos) y las dependencias gubernamentales durante el diseño de la Agenda del Agua 2030. Sin embargo, son pocos los incentivos para asistir a sus reuniones, puesto que se trata principalmente de organismos consultivos cuyas decisiones no son obligatorias. Compartir las lecciones y alinear objetivos y estrategias entre organismos y consejos de cuenca Si bien los consejos de cuenca afrontan retos en común, existen oportunidades para compartir lecciones y experiencias. Los organismos y consejos de cuenca reportan a diferentes circunscripciones y sólo existen plataformas limitadas para compartir las inquietudes y experiencias y tomar decisiones congruentes y mutuamente benéficas. En la actualidad, la coordinación se lleva a cabo con base en mecanismos ad hoc. Una comunicación e intercambio de experiencias más sistemáticas contribuirían a formar capacidades técnicas y gerenciales de los organismos y consejos de cuenca, en especial en la formulación de políticas y el diseño de instrumentos tales como asignar un precio al agua para administrar la demanda de ésta. Una evaluación objetiva e independiente de los organismos, consejos y organismos auxiliares para las cuencas ayudaría a aprender de las buenas experiencias y a mejorar el panorama general. También debe fomentarse que periódicamente haya comunicación y consulta sobre el proceso de toma de decisiones, diseño de planes de acción e intercambio de información. Se pueden considerar varias acciones, como: 12 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 – organizar reuniones periódicas entre las juntas directivas de los consejos de cuenca y sus respectivos organismos auxiliares para intercambiar puntos de vista sobre cuestiones locales y temas específicos. Una mejor coordinación entre las autoridades de las cuencas permitiría una interacción efectiva; – impulsar el intercambio de prácticas entre las autoridades de las cuencas a nivel nacional, o por grupos de autoridades que compartan inquietudes similares que permitan aumentar las capacidades a través de mecanismos de aprendizaje por pares; – aumentar la participación de los distritos y unidades de riego para ahorrar agua y contribuir a la sostenibilidad de los acuíferos; – llevar a cabo una evaluación de los resultados de sus proyectos y programas, así como de los experimentos a nivel territorial – compartir los resultados y partir de mejores evaluaciones y supervisiones. Las buenas prácticas de gobernabilidad de diversos consejos de cuenca podrían reproducirse en México. Iniciativas en Jalisco, Guanajuato, Colima e Hidalgo ayudaron a superar retos clave del agua, tales como la sobreexplotación de los acuíferos. Exploraron enfoques innovadores para determinar tarifas del agua y asignar un precio a los servicios de los ecosistemas. Sin embargo, la reproducción de tales modelos ha sido lenta, debido a la falta de una evaluación sólida del esquema de gobernabilidad de las cuencas que prevalecía y de experimentos locales. Aumentar la eficiencia económica y la sustentabilidad financiera de las políticas del agua Hay tres deficiencias principales que obstaculizan la eficiencia económica y la sustentabilidad financiera del sector del agua en México. Primero, es claro que las decisiones que se han emprendido en otras áreas, como para la agricultura y la energía, las cuales tienen consecuencias en el uso y la disponibilidad del agua, resultan contraproducentes para las políticas del agua y aumentan el costo de políticas de agua. Segundo, las capacidades financieras no están alineadas con las responsabilidades, lo cual puede derivar en costos elevados y reducir la efectividad del gasto público. Tercero, el sector tiene muchos planes de gasto público, pero carece de planes financieros estratégicos tanto a nivel federal como de cuenca. Además, la contribución de los usuarios a los gastos totales del sector del agua sigue siendo baja. Que las políticas y los servicios de agua dependan altamente del financiamiento público pone en riesgo la sustentabilidad financiera de las políticas del agua en México, ya que la competencia por tener acceso a los escasos recursos presupuestarios públicos se vuelve más intensa. Mejorar la organización institucional de las políticas del agua Para resolver esta situación, se podrían considerar varias medidas institucionales, como:  dejar en claro las funciones respectivas de los actores federales, estatales y de cuenca;  complementar los planes de infraestructura o servicios vinculados al agua con el propósito de definir quién paga qué y cuándo;  emplear instrumentos económicos para aumentar la coordinación intergubernamental; y  alinear mejor el gasto nacional y las prioridades de las cuencas mediante el fortalecimiento del papel de las autoridades de éstas en las decisiones de gasto y/o mediante hacer un uso más sistemático de las reglas de operación de los programas federales, para mejorar la actuación de los sub-sectores. Aumentar la rentabilidad de las políticas del agua CONAGUA es la dependencia que más invierte en el sector del agua. Su presupuesto alcanzó los 38.8 mil millones de pesos en 2012, es decir, cerca del 55% del gasto total estimado del sector. Este presupuesto casi se triplicó en términos reales en las últimas dos administraciones federales, lo cual derivó en un elevado índice de desarrollo de infraestructura hidráulica (véase la gráfica 1). Sin poner en duda ni demeritar los esfuerzos emprendidos en México en términos de infraestructuras, hace falta mencionar que si la mayor parte de esas 13 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 inversiones fueron fundamentales para mejorar el acceso al agua y saneamiento, existen inquietudes acerca de su rentabilidad. En varios casos, se han implementado opciones de política costosas debido a la falta de consideración acerca de su rentabilidad. Lo anterior ocurre a pesar de que los proyectos que se realizan deben cumplir con los requisitos de la SHCP, entre otros, la evaluación (ex ante) económica, social y ambiental de proyectos. Por ejemplo, es menos costoso operar y mantener infraestructura hidráulica de manera apropiada que dejarla deteriorarse y reconstruirla cuando la comunidad ya no tenga acceso al servicio; clausurar pozos clandestinos suele ser más efectivo que mitigar las consecuencias del uso ilegal del agua; la tecnificación es costosa, pero no contribuye a los objetivos de las políticas del agua si la que se ahorró se usa para regar superficies no contempladas; los programas de recompra son más rentables si se basan en el volumen de agua ahorrada, no en el costo de la acción emprendida, y dejan a los agricultores elegir la técnica apropiada. Como resultado, mientras que los niveles de inversión en infraestructura hidráulica han sido altos, los servicios de agua (sobre todo los de saneamiento) siguen siendo deficientes en grandes área del país, en especial en las rurales. En la mayoría de los casos, obras se ejecutan donde tienen mayores beneficios económicos, sociales y ambientales (áreas urbanas) cuando las áreas rurales son atendidas con otros programas federales (por ejemplo el PROSSAPYS). Hacer un mejor uso de los instrumentos económicos para la gestión del agua México usa una amplia gama de instrumentos económicos, pero no siempre contribuyen con éxito a sostener los objetivos de las políticas del agua. Por ejemplo, las tasas bajas y la aplicación laxa (como lo ilustran la extracción ilegal de agua o que se informe un consumo por debajo del real) impiden que los cobros por extraer agua sean instrumentos eficaces para las políticas del agua. Los cargos bajos por contaminar no logran cambiar los hábitos de quienes contaminan. Los bancos de agua son un primer paso en esa dirección, habrá que consolidarlos porque se suelen diseñar de manera defectuosa y pueden suscitar una sobre-extracción dado que el pago por servicios ambientales que existe no está plenamente aprovechado para apoyar la conservación de los recursos hídricos. En México hay margen para mejorar el diseño de los instrumentos actuales, de modo que contribuyan mejor a que haya políticas del agua rentables y aprovechen al máximo el dinero público. La reforma de los subsidios es un área de reforma con gran potencial. Los subsidios eléctricos para la extracción de agua para riego sumaron MXN 6.6 millones en 2010 – una suma 9 veces superior al financiamiento destinado a una infraestructura eficiente del agua (MXN 773 millones). Alrededor del 80% de los subsidios eléctricos para la extracción del agua de riego se devengan al 10% de los agricultores más ricos haciendo que este subsidio sea particularmente regresivo. Los efectos sobre el medio ambiente son catastróficos – más de 100 de los acuíferos más importantes de México están hoy sobreexplotados. Esto impacta a la vez agricultores y comunidades locales quienes son los primeros afectados cuando se acaba el agua. Desde julio 2011 se ha iniciado un programa piloto en 13 acuíferos con el objetivo de reemplazar el subsidio por transferencias directas cuyo monto es equivalente al subsidio recibido por los agricultores. Esta práctica debe de ser ampliada a otros acuíferos. La experiencia internacional de los países que afrontan retos similares indica que tomar las medidas paralelas adecuadas puede derribar las barreras políticas para la reforma. Por ejemplo, el caso de Australia, donde las condiciones de los irrigadores son diferentes, demuestra que quienes se dedican al riego están dispuestos a fijar un precio para asegurar sus derechos sobre el agua, en especial porque hay una gran incertidumbre acerca de la disponibilidad de agua en el futuro; otros países han reutilizado parte de los ingresos recaudados por impuestos del agua a fin de apoyar la inversión en prácticas agrícolas que hagan un uso eficiente de ésta, durante un periodo de transición. Elevar los ingresos provenientes de los usuarios del agua En México, hay tarifas para agua en bloque, agua de riego y servicios de suministro de agua y saneamiento. Sin embargo, la contribución de los usuarios al gasto total del sector del agua es baja (cerca del 45%). Ello pone en 14 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 riesgo la sustentabilidad financiera de las políticas del agua en México, ya que cada vez más dependen del financiamiento público y la competencia por tener acceso a los escasos recursos presupuestarios públicos se vuelve más intensa. Los precios de los servicios de agua deben reflejar por lo menos el costo de operación y mantenimiento derivados de la prestación de dichos servicios, y estar alineados con las prioridades de las políticas (por ejemplo, en lo tocante a la inversión, dependencia de las finanzas comerciales o gestión de la demanda). Si bien son políticamente difíciles, esas reformas se facilitan gracias a un análisis sólido de los efectos sociales de las tarifas del agua. Las medidas de focalización social son más efectivas y menos costosas que recurrir a precios bajos del agua para resolver problemas de accesibilidad. Presupuesto de CONAGUA: creciente dependencia para con el financiamiento público Miles de millones de pesos mexicanos, a precios constantes de 2009 Fuente: Datos de la CONAGUA La Ley de Aguas Nacionales de México de 1992 contempla el concepto del Sistema Financiero del Agua. La creación de dicho sistema está pendiente desde 2004. Si esta iniciativa se concreta, será una oportunidad para definir los prerrequisitos que aumenten la eficiencia de las políticas de agua y asegurar que las iniciativas de otros sectores no contradigan ni agreguen costos a las políticas del agua. Tendría como propósito sacar el mayor provecho a los presupuestos públicos e incrementar la contribución financiera de los usuarios del agua. Se requeriría un buen diseño y medidas paralelas focalizadas para facilitar la transición. Mejorar los marcos regulatorios para la prestación de servicios El marco regulatorio para el suministro de agua y servicios de saneamiento está disperso Ante la falta de un marco regulatorio predominante para el suministro de agua y los servicios de saneamiento a nivel federal, las responsabilidades de la oferta de agua y saneamiento se encuentran esparcidas entre los diferentes órdenes de gobierno y diversos instrumentos legales. La Constitución establece que la gestión del agua y el saneamiento es responsabilidad primera de los municipios, los cuales tienen diferentes niveles de capacidad y recursos. Los municipios cambian de gobierno cada tres años, mientras que los proveedores de servicios de agua cambian de director general cada 18 meses en promedio. Esta elevada rotación de funcionarios tiene varias consecuencias importantes, como desalentar la planeación de largo plazo e impedir la formación de capacidad. Las interferencias políticas locales de consideración afectan el rendimiento de los proveedores de servicios. Las tarifas del agua, por ejemplo, rara vez se definen con base en criterios técnicos ni con la intención de cubrir los costos. Hoy existe la oportunidad de clarificar y mejorar el marco regulatorio Recientemente se adoptó el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento en México, lo que crea un entorno para el cambio. La enmienda constitucional al artículo 4 brinda la oportunidad de revisar el marco legal y retomar el debate en torno a la ley federal que proporcionaría un marco predominante para la prestación de servicios. Dicha ley ayudaría a clarificar las responsabilidades regulatorias. Es decisivo que la regulación de los 15 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013 servicios se separe de la prestación de éstos y la formulación de políticas mediante una clara asignación de funciones regulatorias a las entidades especializadas, y mediante mayor autonomía a los proveedores de servicios. La regulación del suministro de servicios de agua y saneamiento no se refiere sólo al establecimiento de tarifas, sino que implica otras funciones, como la especificación y supervisión de estándares para acceder a servicios de calidad, incentivos de eficiencia, regulación social, recopilación de información y monitoreo de desempeño, así como la organización de la participación de los usuarios. Tales funciones no se han desarrollado en México, y se beneficiarían de una mayor claridad acerca de su asignación. Resumen de las funciones regulatorias y las brechas en el sector de servicios de agua en México Fuente: OCDE (2013a) Se necesitan medidas paralelas para apoyar a los proveedores de servicios de agua autónomos, eficientes y financieramente sostenibles La tendencia hacia una corporatización de proveedores debe fortalecerse y respaldarse mediante la formación de capacidad y profesionalización del personal. Esto implica notablemente un proceso de reclutamiento basado en competencias y términos de nombramiento que no coinciden con los ciclos políticos. La otra cara de una mayor autonomía de los operadores del agua es el establecimiento de mecanismos adecuados de rendición de cuentas, tales como un marco consolidado de monitoreo de servicios de agua y saneamiento (que implica indicadores de desempeño acordados por todos) y una participación fortalecida del usuario en los organismos consultivos de las instalaciones del agua y en el proceso de toma de decisiones de ésta. La capacidad financiera de los proveedores para llevar a cabo sus actividades también debe fortalecerse. Aunque no es el único, la regulación tarifaria es un factor determinante de la sustentabilidad financiera de los operadores del agua. Aún se necesita el consenso y la concientización sobre el papel de la regulación tarifaria para apoyar la sustentabilidad financiera de los proveedores, al tiempo que se brindan incentivos para la prestación eficiente de servicios. Las dimensiones críticas de operadores del agua eficientes y viables Fuente: OCDE (2013a) 16 Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México © OCDE 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s