De 400 pesos a nada… Regino, un bolero que sobrevive en Oaxaca

De 400 pesos a nada… Regino, un bolero que sobrevive en Oaxaca..RelacionadasMás de Impreso.De 400 pesos a nada… Regino, un bolero que sobrevive en Oaxaca (Especial)ADIARIO13/07/2015 – 9:27 AM. La crisis que vive Oaxaca afecta en mayor medida a los más vulnerables. Los aseadores de calzado de esta capital ganan desde 75 pesos al día, cuando se les permite trabajar. Sin seguridad ni prestaciones, reconocen que “no viven… sobreviven” –y sin sueños–, el día a díaNADIA SANABIASe aprietan la tripa cuando no sale ni una boleada de 15 pesos al día… ¿pues qué más? “Ni modo que le pida yo dinero a Gabino…”, responde don Regino, quien por más de 44 años ha ejercido el oficio y fue fundador de la Asociación de Aseadores de Calzado A.C. en 1991.La crítica situación del gremio, que aglutina a poco más de 150 de boleros en la ciudad de Oaxaca repartidos en tres organizaciones, deriva de las pérdidas de hasta el 70 por ciento de los servicios que los boleadores otorgan en el zócalo, la Alameda, el parque El Llano, el Jardín Madero y El Pañuelito. Así, de los 400 pesos que “sacaban” al día, en estos tiempos alcanzan apenas de 75 a 100 y eso “si no llueve”, dice Germán Mendoza, tesorero de la organización.Pero a la crisis que sufren por el recorte de hasta el 80 por ciento en sus ganancias diarias, se suma la invasión de “chiapanecos”, quienes desde hace un par de años les “roban” los servicios cobrando más barato… asimismo, desde el 2011 el Municipio de Oaxaca no ha querido aceptarles, a los 33 miembros que conforman la Asociación de Aseadores de Calzado A.C.,  el pago que legaliza la prestación de sus servicios como boleros.Fue 2011 el último año en el que solventaron al Municipio los alrededor de mil pesos de cuota anual, la que los ampara para trabajar aseando calzado, desde entonces la administración que en aquel año encabezaba el panista Luis Ugartechea y actualmente dirige el priista Javier Villacaña, no les ha permitido realizar dicha contribución. El decliveEn 1950, a los nueve años de edad, Regino boleó su primer par de zapatos. Cobraban por aquel entonces 80 centavos y, aunque sus ganancias se iban directo a los bolsillos de su tío, el niño notaba que ese dinero “alcanzaba”. Once años después, al cumplir los 18 años, se independizó y administró sus propias y buenas ganancias.Después, cumplidos los 24, se enlistó en el Ejército y sirvió durante 13 años y seis meses, hasta que una herida en la pierna lo incapacitó para mantenerse en servicio… Entonces Regino regresó a Oaxaca, y a los 37 retomó el oficio de aseador de calzado. Aún eran buenos tiempos, corría el año 1979.Un año después, el magisterio oaxaqueño reventó a los charros del grupo Vanguardia Revolucionaria que controlaba la Sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) e iniciaron los plantones en el zócalo, los bloqueos, marchas de los profesores… pero durante muchos años, las protestas que culminaban en plantones en el zócalo duraban a lo mucho un par de semanas y no significaban pérdidas considerables para los aseadores de calzado.En aquellos tiempos, cada gobernador les otorgaba apoyos y les celebraba su día el 24 de mayo. El dosmilseisTodo cambió en el sexenio del priista Ulises Ruiz Ortiz (2004-2010). Y es que, al mover diversas oficinas de Gobierno del centro de la capital oaxaqueña a Ciudad Administrativa (Tlalixtac de Cabrera), los ingresos de los lustradores cayeron alrededor del 30 por ciento porque muchos de sus clientes cambiaron sus sedes de trabajo al complejo burocrático.Luego, el 22 de mayo del 2006, derivado de las negociaciones anuales entre el magisterio y el Gobierno del Estado, decenas de miles de maestros ocuparon el zócalo y calles adyacentes. Ese año en México se elegiría presidente de la República y los esfuerzos de grupos políticos vinculados al magisterio se combinaron con la incompetencia operativa del gobierno estatal en turno, provocando el fallido desalojo del 2006 y el caos político social de Oaxaca, en el que ningún sector resultó ileso.Gerardo Mendoza, tesorero de la asociación, recuerda:“En el 2006, luego del desalojo, sobreviví repartiendo el periódico Noticias. Ahí me pagaban 800 pesos a la semana. Desde el 14 de julio de ese año hasta el 2007 no trabajé como aseador de calzado… fue imposible”.–¿Qué recuerdas del 2006?“Las barricadas, el ingreso de la Federal… que no tenía dinero… Oaxaca no se ha recuperado del 2006 y el problema del magisterio nunca se va a componer, va a seguir”.Y aunque el 2006 se vendió como una lucha social “del pueblo de Oaxaca” representado por la Sección XXII y la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) contra el autoritarismo priista, para Gerardo “la Sección XXII lucha para ellos, para sus intereses… no para el pueblo”.En este punto, Regino coincide. “Los maestros no luchan por el pueblo… ¿Cuándo han luchado los maestros por el pueblo?, ¿cuándo han luchado por los boleros, por ejemplo? Al contrario… ahorita mismo en el plantón, ahí los ve uno como monigotes ¡ni saludan!, nos quitan nuestro lugar cuando ponen sus casas de campaña y nosotros tenemos que andar viendo cómo nos medio acomodamos para más o menos vernos… A los maestros les pagan por venir a echarse… ellos tienen su sueldo, nosotros no, nosotros si no trabajamos, no ganamos”.

Gerardo Mendoza tiene 42 años, de éstos, ha trabajado 20 años como aseador de calzado. En 1995 un amigo le ofreció el lugar a cambio de 35 mil pesos “con la facilidad de pagarlo como pudiera”. La propuesta coincidió con su desempleo, pues el estacionamiento donde trabajaba acomodando autos cerró.

“Yo pensé que era buen negocio”, refiere Gerardo. Y recuerda ganar 300 y a veces hasta 400 pesos diarios, en temporada alta… “hasta que llegó el 2006”.

Gerardo tiene una hija de 14 años y, como padre, su sueño es que ella estudie una carrera y se supere… aunque acepta que es probable que al cumplir los 18 años ella deje de estudiar y empiece a trabajar.

–¿De qué?

“Eso es lo que no sé”, reconoce.

 

“No vivo… sobrevivo”

Las más de 150 familias que en Oaxaca subsisten gracias al aseo de calzado lo hacen en medio de una inseguridad plena: no tienen prestaciones, ni seguridad social y mucho menos seguridad en su entorno laboral debido al plantón y los ambulantes, quienes el próximo 21 de julio cumplirán un año instalados en el zócalo capitalino.

Gerardo acepta que, de tener oportunidad para conseguir otro trabajo, dejaría la boleada. Pero ya tiene 42 años y no lo aceptan en cualquier lado, reconoce.

“Uno no vive… sobrevive. Y lo hacemos porque hay que irla pasando… nosotros no pensamos en que el día de mañana podremos vivir bien o tener algún lujo; al final del día decimos: ya vivimos un día más… nosotros no tenemos sueños”.

–¿Qué le pedirían a los gobiernos municipal y estatal, de tener la oportunidad para hacerse escuchar?

“Le pediría a la autoridad que no le tiemble la mano para hacer cumplir la ley; el gobierno les da todo a los líderes porque se mueren de miedo… todos los líderes corruptos y delincuentes deberían estar pagando sus delitos como ese dirigente ambulante que está en la cárcel… ahí deberían estar todos los que chantajean al gobierno en vez de permitirles cometer delitos… Y le pediría a Villacaña que le exija a sus inspectores resultados porque se hacen de la vista gorda con los boleros piratas chiapanecos…” finalizó don Regino.

Origen: De 400 pesos a nada… Regino, un bolero que sobrevive en Oaxaca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s